Apología de sócrates . diálogo socrático EPUB Descargar gratis!

Platón - Apología de sócrates . diálogo socrático

Platón, 22.09.2018, 15:54
La apología puede dividirse en tres partes, cada una de las que tiene su objeto.
En la primera parte, la que precede a la deliberaci√≥n de los jueces sobre la inocencia o la culpabilidad del acusado, S√≥crates responde en general a todos los adversarios que le han ocasionado su manera de vivir lejos de los negocios p√ļblicos y sus conversaciones de todos los d√≠as en las plazas, en las encrucijadas y en los paseos de Atenas. S√≥crates, se dec√≠a, es un hombre peligroso, que intenta penetrar los misterios del cielo y de la tierra, que tiene la magia de hacer buena la peor causa, y que ense√Īa p√ļblicamente el secreto. S√≥crates responde que jam√°s se ha mezclado en las cosas divinas- que su ense√Īanza no era como la de los sofistas que exig√≠an un salario, si bien sobre este √ļltimo punto no hab√≠a acusaci√≥n. En fin, en apoyo de esta ense√Īanza popular, esforz√°ndose en hacer ver a los unos su falsa ciencia, y a los otros su ignorancia, invoca una misi√≥n sagrada recibida del dios de Delfos. ¬ŅEra este el camino de congraciarse, teniendo en frente los resentimientos profundos que hac√≠a mucho tiempo hab√≠a excitado su punzante iron√≠a No- toda esta justificaci√≥n, que elude los cargos m√°s bien que los rechaza, s√≥lo pod√≠a servir para aumentar la desconfianza de los jueces, prevenidos ya en su contra.
As√≠ es que su verdadero valor y su inter√©s aparecen por entero en la consecuencia moral, que S√≥crates procura deducir con tanta profundidad como iron√≠a. Dice que ha conversado sucesivamente con los poetas, con los pol√≠ticos, con los artistas y con los oradores- es decir, con los hombres que pasan por los m√°s h√°biles y los m√°s sabios de todos- y como ha visto en los unos y en los otros, en medio de su exagerada pretensi√≥n a una sabidur√≠a y a una habilidad universales, igual incapacidad para justificarlos hasta en el dominio limitado de su respectivo arte, declara que a sus ojos la sabidur√≠a humana es bien poca cosa, o m√°s bien, que no es nada si no se inspira en la √ļnica verdadera sabidur√≠a, que reside en Dios, y que s√≥lo se revela al hombre por las luces de la raz√≥n.

Descargar "Apología de sócrates . diálogo socrático"